domingo, 31 de octubre de 2010

más sabe el diablo por vieja que por diablo...


Este día, aparte de andar con un horrible dolor de cabeza post halloween y el cabello pegosteado por toda la clase de idioteces que le hice ayer, ando feliz, porque mi amado y muchas veces descuidado blog cumple 1 año. insertar aplausos aquí...

Estos días he sido un altibajo de emociones, bueno no solamente estos días, mi bipolaridad es diaria y la comparto lo más que se pueda. Este blog nació porque mi gatito de alfombra me insistió casi un año para que hiciera uno. Como vivo de mis palabras (las bonitas, las altisonantes son para el recreo) soy una periodista y me la paso escribiendo pavadas serias, así que aquí desquito toda la sarta de idioteces que no puedo publicar en otro lado, una persona curiosa por la vida y lo que hay en ella; me quiero comer al mundo de una mordida, pero como no se puede de un bocado, por mientras los describo.

Tengo tantas cosas que decir, que pensar, que no encuentro mejor forma de expresarlo que de forma escrito, las letras son mis cómplices y algunas veces mis enemigas, hablando de lo que me gusta, de los que me encantan (solo Dios sabe de cuanta gente he hablado aquí) de las personas non gratas, y de los que se fueron, y temas en general, de todo un poco diría mi abuela. Cada una de estas piezas forman parte de mi vida, mas no de mi. Irónicamente dejo pedacitos míos en cada verso se van y se quedan ahí, inertes y sugestivos…

Ya me harte de escribir cursilerías, a su mami le duele todo su bello cuerpo de sus aracles nocturnos. Aún no recuerdo muy bien que paso anoche exactamente, pero hay fotos que son evidencia de las idioteces que hice. Creo que besé a alguien y mi amiga terminó vomitando. Qué bonita y fina velada.

Gracias a todos los que me leen, los que me mentan la madre, los que me odian,los que me quieren, y a los que me visitan, no sé quiénes son ni como acabaron en mi blog, pero que a toda madre que les interese un poco la vida de una personita más en este planeta.

besos y abrazos sexys

viernes, 29 de octubre de 2010

mal

Hace rato que no escribía, tuve una corta etapa en la que creí que no tenía nada que escribir, te extrañe y no me gusta descuidarte tanto. Me siento mal, y no es de esas veces que se me quita con alcohol y una salida. Ni es ningún hombre, sin embargo me duele mi corazón, mis huesos y hasta el alma.

Si estoy así, tampoco es de a gratis, siento la boca amarga (no amargada) y una impotencia horrible, como cuando eres espectador de lo que pasa, estoy congelada en el tiempo y no puedo moverme.

Lo que me tiene así, es mi Chihuahua herida, tanta muerte. Mi ciudad dejó de oler a manzana para oler a dolor. Casquillos por todos lados, militares, federales, balaceras, ambulancias, fotos grotescas en todos lados. Y para seguir con la lista, viendo a las autoridades siendo injustas, siendo unos verdaderos hijos de puta.

No me gusta ver notas malas ni chismes de mi Chihuahua, sé que son ciertos, pero me enerva tanto, como si hablaran mal de mi madre, de quien me vio crecer, equivocarme. En realidad es buena conmigo, siempre que me voy, por más lejos que sea, soy bien recibida.

¿Cómo fue que llegamos a esto? ¿A qué hora paso todo esto? La violencia llego de repente, como un tren que no podemos detener, que solo vemos intimidados por su fierro, por su fuerza tosca que solo se detiene cuando lo considera necesario.

De repente quedamos todos en silencio, nos roban, nos matan, nos hacen tantas cosas y seguimos de rodillas, aguantando golpes, volvieron los caciques y aquí tienen a sus indios.

Un día, le pierdes el respeto a esos soldados que saludabas de pequeño en los desfiles, y desconfías de la policía que creías que era buena y te protegía de los malos.

En serio que no tengo palabras para describir lo que siento. Todo mundo parece saber tanto del narcotráfico, todos tienen las respuestas, pues les voy a decir que yo no sé nada, ni porque lo hacen ni quiénes son ¿Cómo se lucha contra algo que no puedes ver? ¿Cómo motivas a los demás?

Creo que dormiré temprano, no quiero pensar en nada, solo pienso en tener un arma, me preocupo por mi hijo, salgo a la calle esperando lo peor, esquivando a la gente, ya no hay tranquilidad, no hay nada, hemos perdido nuestros derechos, les dimos nuestra fe a las autoridades y ellos se cagaron en ella, se han burla’o de nosotros.

De seguro la esperanza, agonizante murió baleada por sicarios en algún hospital del centro de la ciudad, porque ya no la he visto viva. Los malos siguen libres, nomas los agarran un ratito, para calmarnos, mientras nosotros nos encerramos voluntariamente en nuestras casas. No quiero paz, quiero justicia...

Ya me voy ya me despido, no se les vaya a olvidar
Pa' gente buena Chihuahua que es valiente, noble y leál.

jueves, 21 de octubre de 2010

Delincuente y bribona, pero con clase

Está noche he decidido ir a dormir como lo que soy, como lo que somos todas: como una reina. Sabiendo que tarde o temprano las mentiras salen, al igual que las verdades a medias. Pero estoy tranquila porque siento que actué bien, que hice mi parte. Pero como en un bote, no se puede remar de un solo lado porque solo se dan vueltas hasta el mareo, hasta cansarse.

Mi corazoncito está hecho un desastre. Después de haber sido vomitado, licuado, humillado y amado tanto a lo largo de años; comienza a aprender a “filtrar” y ser como una ramera cara, se puede ver pero no tocar, que no suelta prenda fácilmente y si te lo quieres llevar a casa, no te va a salir en 3 pesos. Ya comienza a diferenciar entre la gente que vale la pena y la que no. Reconoce como alejarse del fuego antes de que queme, antes de que deje marcas. Ya no quiero más cicatrices, ni recuerdos, ni nuevas comedias. Quiero estar sin dramas, sin todo lo que eres y con menos de lo que quería.

Es muy bonito querer, pero es mejor quererse, porque nada bueno se ruega ni sé regala. Ver qué pasaba contigo, fue como sentarme a esperar a que lloviera: inútil e innecesario. Te alejas ahora que me doy cuenta que realmente nunca estuviste, raro pero cierto.

Algunas veces las historias terminan antes de comenzar, otras veces eres correspondido pero con todo en tu contra, hasta tus pensamientos. Honestamente creo que hice lo mejor al pedir silencio ante sus halagos mi querido lisonjero. No sé con quién estés y la verdad me tiene sin cuidado. Lo que me importa es que no eres mío, eso me puede, no tus compañías ni las mías. Sino que no estás.

Extrañamente me siento muy bien, me siento feliz de no haber dado lo que no recibí, ni ir al encuentro de lo que quiero nada más yo. Estoy aprendiendo a desprenderme de las cosas y de las personas cuando es necesario, cuando están a punto de hacerte creer cosas que no existen, de que veas sus espejismos y comes de sus realidades, de sus manos.

He aprendido mucho y te lo agradezco, a ti y a los que estuvieron atrás, aunque unos fueron unos verdaderos hijos de la chingada, me llevaron aquí, a este bello momento. Por otro lado el fin de semana viene y como dice mi querido Nacho: “A otra cosa mariposa”.

Ya limpie mi cuarto, creo que hare lo mismo en todos los aspectos de mi vida, y esperar a que llegue lo bonito, hay que hacerle espacio. No hay que pecar de ignorancia, ni pecar de bondad. Ni todo el amor, ni todo el dinero.

Viernes, ¿Por qué tardaste tanto?

martes, 19 de octubre de 2010

No gracias


Ahora que te vi, pensé en la primera vez que estuvimos juntos. Yo era aún una niña que no sabía lo que era estar con un hombre; y tu no tenias ni la más mínima idea de lo que era tocar a una mujer, jugar con sus curvas y besar su piel.

Esa fue la primera vez que deje que alguien me acariciara, que alguien traspasará más allá de mis ropas, mas allá de lo que me dejaba mi conciencia. Dejar el mundo de los mortales para ir a uno de los cielos que promete dios, oculto tras los rayos del sol. Ese fruto prohibido que te da sabiduría y vergüenza por la humanidad.

Aun recuerdo tus manos sobre mí, nerviosas y torpes, tratando de lucir experimentadas. Recuerdo mi cuerpo en ese momento, inmaculado y sin conocer los placeres terrenales y sus pecados. Inocente y curiosa.

Ahora que te vuelvo a ver, que miro mi reflejo sobre ti, una parte de mi pasado que no recordaba. Puedo ver lo diferentes que somos, pero en esencia seguimos siendo los mismos, 2 personas que nunca pudieron ser amigos y que nunca lo intentaron.

Que triste es ver en lo que te has convertido, en cómo tu solo te bajaste del pedestal que yo misma te construí, en cómo los años no pasan en vano y en ver como esta vez ya no busqué tus labios como solía hacerlo, los que jugaban con tu humanidad, mismos que veían a la vida pasar como una nube que recorre el mundo.

Que desilusionante fue encontrarte de nuevo, siendo ni la mitad de lo que recordaba. Creo que es muy sencillo el idealizar a la gente y que esas ideas contrasten con la realidad de manera tan simple, que hasta parece una burla.

Espero que estés bien, pero honestamente eres un pedacito de popó.

Cuídate, yo hare lo mismo, ya no me busques por favor.